IMG_5657

A propòsit del Dia Europeu de la Mediació…

Aquí us deixo l’article que em publica avui El Periódico a propòsit del Dia Europeu de la Mediació.

Us convido a llegir-lo i espero que us agradi!

 

Abogacía i mediación se retroalimentan

“Ambas disciplinas tienen que ir de la mano, caminar juntas de manera natural y sin complejos, abordando los problemas y resolviéndolos”

La mediación es un medio no judicial de resolución de controversias. Las partes en conflicto intentan por sí mismas llegar a un acuerdo con la ayuda y las técnicas adecuadas que ponen a su alcance las personas mediadoras con el fin de facilitar la comunicación y el entendimiento actuando de manera imparcial y neutral.

La mediación es un procedimiento voluntario y confidencial. La confidencialidad le confiere un valor extraordinario al proceso de mediación. Las personas mediadoras, en el supuesto de no llegar a acuerdo de mediación, no pueden declarar en juicio sobre los temas que han tratado en mediación, están por tanto sujetas a secreto profesional. Las partes tienen prohibido revelar las informaciones que hayan conocido dentro del proceso de mediación.

Los abogados pueden jugar dos roles bien diferenciados en los procesos de mediación. Cuando los abogados trabajamos de mediadores, el mediador es la persona que dirige el proceso, convoca las partes, les informa de los principios rectores de la mediación, de la dinámica de las sesiones, del número aproximado y máximo de las mismas, y finalmente da por acabado el proceso y redacta los acuerdos si estos se han alcanzado. No asesora a las partes, no hace propuestas concretas y no ha de hacer una valoración legal de las opciones sobre las que las partes trabajan.

Compatibles

mediacioLas partes pueden contar con abogados para su propio asesoramiento legal durante el proceso, no son una figura imprescindible en la mediación, no forman parte del proceso, pero si participan, contribuyen al éxito del mismo. Su actuación puede ser presencial si así lo deciden las partes y el mediador.

La abogacía y la mediación se pueden retroalimentar, no son incompatibles, pueden ir de la mano. La abogacía tiene el reto de hacer suya la mediación, trabajar con ella, incluirla dentro de sus habilidades profesionales y poner de manifiesto que el mejor profesional es aquel que da una mejor respuesta al conflicto, sin que esto implique renunciar a nada. Y si la respuesta es la mediación, podremos asesorar a nuestros clientes durante el proceso y por tanto le seguiremos dando el mejor servicio.

Abogacía y mediación han de caminar juntos de manera natural y sin complejos, abordando los problemas y resolviéndolos, es nuestro trabajo y es nuestra profesión.

Una pregunta que nos podemos hacer es si todos los conflictos son mediables. La respuesta es que no todas las controversias son susceptibles de ser mediadas, pero son contados los casos en los que la mediación no tiene cabida. Un caso paradigmático y recogido en nuestra legislación es la prohibición de mediación en los casos donde ha habido violencia machista. La explicación es clara. La mediación requiere que las partes se encuentren en un plan de igualdad de condiciones entre ellas y obviamente este principio no se da en situaciones de violencia machista.

Artícle de Mercè Claramunt

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>